Elkartzen-en proposamena

Munduko gobernu ezberdinek, sorrarazi diguten krisiari aurre egiteko (likidezia falta asetzeko), enpresa pribatuari, batez ere banketxeei, diru publikoa ematea erabaki dute. Emandako dirua kredituetan ala espekulaziorako (ez baitago diru horren gaineko inolako kontrolik) erabiliko duten, hau da, neurri eraginkorra ala ez izango den ikustear dagoen bitartean, Elkartzen-ek (eskubide sozialen aldeko mugimendua) bere alternatiba plazaratu zuen pasa den azaroan. Arazoaren muinera ez doan arren, krisia eta etxebizitzaren arazoa era oso interesgarrian lotzen ditu eta gobernuen planek sortzen diguten ezintasun sentimenduarekin (zer egin dezakegu guk krisiaren aurrean?!, handiegia da arazoa…) apurtzea lortzen du.

UNA PROPUESTA PARA ACABAR CON LA CARGA DE LAS HIPOTECAS E IR CONFECCIONANDO UN PARQUE DE VIVIENDA EN ALQUILER DE PRECIOS LIMITADOS

Esta semana se ha recogido en prensa que el Departamento de Vivienda del Gobierno de Lakua tiene previsto aprobar por decreto antes de final de año una medida para reformar los intereses de las hipotecas de VPO.

Desde Elkartzen, ante esta medida queremos señalar lo siguiente:

1- Que detrás de esta propuesta, como en otras que viene proponiendo el Departamento de Vivienda, lo que realmente se esconde, en opinión de Elkartzen, es la siguiente intención: empieza la carrera electoral hacia las autonómicas al Parlamento de Gasteiz y cada actor está ya haciendo campaña a través de este tipo de anuncios. En esta ocasión, esta medida, al Consejero de Vivienda, al señor Madrazo, le sirve para promocionar a su partido. Y a su vez, le sirve también para mostrar una cara supuestamente progresista y social de cara a la sociedad de un tripartito que está colaborando decididamente con el capital, y en concreto con el lobby de la construcción. No hay más que observar con quién se ha alineado el Gobierno de Gasteiz a la hora de diseñar las medidas para afrontar la crisis económica. Ibarretxe ha propuesto una serie de medidas en connivencia con la patronal, y no ha sido capaz de consensuar nada con los sindicatos y agentes sociales, pretendiendo que la crisis la volvamos a pagar los trabajadores y las trabajadoras. Eso sí, ese abuso hay que disimularlo con iniciativas con apariencia social como la que ha presentado el Consejero de Vivienda. Lo que realmente está intentando Madrazo es relanzar el sector inmobiliario, y a su vez, garantizar que las constructoras, Bancos, Cajas de Ahorros… -el especulador lobby de la construcción- asegure sus beneficios.

2- Que esta medida que propone el señor Madrazo no hubiera sido necesaria si toda promoción de vivienda pública hubiera sido destinada y adjudicada en régimen de alquiler, siempre con precio de arrendamiento ajustado a los ingresos de las personas inquilinas.

3- Que ya que la anterior medida no ha sido tomada en cuenta y observando que el de la vivienda sigue siendo un problema de primera magnitud –bien por inaccesibilidad, o bien por carestía de precios de alquileres y de hipotecas- se pongan en marcha medidas estructurales y no parches como los que propone el Departamento de Vivienda de Lakua. En este sentido, proponemos las siguientes medidas:

3.1- Que se ponga fin al urbanismo salvaje al que se está sometiendo a nuestras ciudades y pueblos, ya que el construir masivamente no ha arreglado el problema de la vivienda, y si en cambio está suponiendo un fuerte ataque al medio ambiente. En este sentido, debemos recordar que en Araba, Bizkaia y Gipuzkoa existen más de 150.000 viviendas vacías -255.253 en toda Euskal Herria-, y que la optimización de esas viviendas supondría acabar con el problema de acceso a vivienda.

3.2- Que hay que limitar el precio de los alquileres. Es decir, hay que establecer un límite a los precios que se cobran por los alquileres, tanto a los protegidos como a los de mercado, ya que no es de recibo que hoy en día el precio medio del alquiler en el mercado libre supere los 900 euros. Para Elkartzen, el precio de los alquileres no debería superar el 15% de los ingresos de la persona inquilina.

3.3- Que hay que construir parques públicos de vivienda en alquiler, para lo que habría que priorizar el uso de la vivienda vacía existente. En cualquier caso, si fuera necesario seguir construyendo, toda promoción pública de vivienda debería ir destinada al alquiler, siempre con precios en función de los ingresos de las personas inquilinas.

3.4- En esa construcción de parques de vivienda en alquiler, podrían tener un papel importante las viviendas hipotecadas. En este sentido, y en lugar de inyectar dinero a los bancos o de ofrecer refugio a las constructoras a través de la VPO como se está haciendo en estos momentos, creemos que a quien hay que dar un refugio es a las personas que se han visto en la obligación de adquirir una hipoteca. En este sentido, proponemos lo siguiente:

– Crear un ente público que velaría por el derecho a vivienda de toda la población y que se dedicaría a dotarse de un parque público de vivienda en alquiler, en cuya financiación deberían de participar activamente, por un lado las distintas Cajas de Ahorro mediante su Obra Benéfico Social y por otro, el sector público.

– Las personas propietarias que por problemas económicos, u otros, así lo deseen, podrán entregar su vivienda al citado ente público creado a tal efecto. Dicho ente, asumirá el valor pendiente de la hipoteca, y reconocerá un crédito a favor de la familia igual al monte total de lo pagado (del capital inicial desembolsado más las cuotas del préstamo pagadas, capital e intereses) menos la suma de todas las deducciones fiscales que en materia de vivienda se hubiesen practicado, y menos la cantidad equivalente al alquiler social que hubiera pagado durante el tiempo que lleva habitando la vivienda.

– La cesión dará derecho a ocupar la vivienda por tiempo indefinido en régimen de alquiler social, según la aplicación de los parámetros que se determinen.

– Se hará un cálculo financiero que determine el número de mensualidades que quedarán compensadas con el crédito a favor de la familia contra el citado ente público. Durante todo ese periodo la familia no realizará ningún reembolso. Finalizado este periodo la familia abonará el alquiler que corresponda a su situación socioeconómica de ese momento, según los parámetros generales que estén establecidos.

– Por supuesto, si alguien no hipotecado -pensionistas, asalariados en paro…- desea entregar también su vivienda al sector público, se le facilitaría la opción con el objetivo de incrementar el parque público de vivienda en alquiler. En estos casos debería entregárseles una parte del valor en metálico (inyección de liquidez a la familia) y la otra dejarla como prepago del alquiler social de la vivienda que disfrutarían las hasta entonces personas propietarias.

Esta compra de hipotecas por el sector público a cambio de la vivienda, inyectará dinero líquido en el sistema financiero; eliminará la morosidad e impagados de estos préstamos; liberará a las familias de un gasto medio de 1000 € mensuales, que se destinará a estimular la demanda en otros bienes necesarios pero imposibles de realizar en la situación actual, con lo que se sostendrá la producción de estos bienes, se alejarán los riesgos de ajustes del empleo por falta de pedidos en estos sectores de producción, y por ende se alejará el fantasma del aumento del paro. Esta correlación de hechos no es ficticia, son las relaciones reales del sistema económico.

Creemos que medidas estructurales de este tipo pueden ir atajando el problema de la vivienda. Animamos a la sociedad a que se organice para luchar por los derechos sociales: por el derecho a vivienda, por el derecho a tener unos ingresos por encima del umbral de la pobreza, por el derecho a poder disfrutar de unos servicios sociales públicos y de calidad… Y es que es necesario hacer un muro ante la precariedad y la crisis que está profundizando en esa precariedad. Es necesaria la transformación social para construir un nuevo sistema basado en la justicia social.

Advertisements
Post hau Krisia atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.