Bankuei intsumisioa

Un activista de Barcelona ha estafado a 39 bancos diferentes, a través de 68 operaciones de crédito, logrando 492.000 euros, que ha repartido entre diferentes proyectos de los movimientos sociales. Esta acción ha sido reivindicada a través de un periódico gratuito del cual el Colectivo Crisis ha repartido 200.000 copias. En la publicación se hace un análisis del sistema económico capitalista, a la vez que se expresan alternativas al mismo. La publicación puede verse de manera íntegra en la web www.17-s.info. 

El activista ha reivindicado que se trata de una acción de insumisión a la banca que ha realizado de manera premeditada para denunciar el sistema bancario, con el fin de destinar el dinero obtenido a iniciativas que alerten de la crisis del sistema que estamos comenzando a vivir, y que traten de construir una alternativa de sociedad. Explica que se trata de una acción lejana a la violencia, que reivindica como una nueva forma de desobediencia civil, acorde con los tiempos que corren. Cuando el financiamiento a la especulación y al consumo son dominantes en nuestra sociedad, que mejor que robar a los que nos roban y repartir el dinero entre los grupos que lo denuncian y construyen alternativas.

 

El dinero lo ha conseguido a lo largo de 2 años, en los cuales ha solicitado hasta 68 préstamos a 39 entidades bancarias, poniendo como excusa que se quería reformar el piso o comprar un coche. En algunos casos, también los pidió a través de una empresa creada con el fin de poder justificar determinadas inversiones como la compra de material audiovisual para una productora. Indica que “la ventaja de pedir un préstamo desde una empresa es que la deuda, aunque sea una empresa unipersonal, no aparece en tu historial de deuda personal, de manera que puedes ir aumentando el endeudamiento indefinidamente hasta que el CIRBE (sistema de información sobre deudas del banco de españa) lo detecte.

El activista, en la reivindicación de la acción, ha anunciado que ha desaparecido del país durante un tiempo, para evitar posibles represalias contra su libertad o su cuerpo, pues según indica se le podría acusar de estafa mayor (a partir de 50.000 euros), penada de 2 a 6 años de prisión, o de insolvencia punible, con pena de 1 a 2 años de prisión. Además indica que si en un futuro se tiene que enfrentar a la justicia, el único veredicto que aceptará será la absolución por considerar el tribunal que su acción no es constitutiva de delito, a causa de la motivación ética y solidaria que le ha llevado a ello. Fuera de eso, indica, “no negociaré penas menores para evitar cumplir condena, ni pagaré una fianza, ni multa, ni negociaré la deuda”.

Asimismo, hace una llamada a la acción para que cada cual se plantee lo que puede y quiere hacer para cambiar el estado actual de las cosas:
Personas en alquiler: dejar de pagar los alquileres a través de una huelga de arrendatarios como la de los años 1930 y 31.
– Personas hipotecadas atrapadas en un trabajo que no les guste: dejar de pagar la hipoteca y okupar una casa. Si se hace de manera organizada, la banca tendrá un problema.
– Militantes de luchas sociales: ahora ya sabéis que tenéis la opción de pedir préstamos y no pagarlos para financiar luchas.

 

Animados por esta acción, el Colectivo Crisis ha presentado recientemente la “Campaña para una huelga unitaria de usuarios y usuarias de los bancos”

– ¿Por qué? Tod@s sabemos que con las manifestaciones no hay bastante, para cambiar las cosas, hacen falta acciones más sostenidas y contundentes. ¡Hace falta pasar a la acción directa! Por eso estamos preparando una huelga de usuarios y usuarias de bancos.

– ¿Qué haremos? Esta huelga será de carácter indefinido y no se acabará hasta que se cancelen las deudas de las persones trabajadoras, tal y como se han cancelado las pérdidas de los especuladores de Wall Street. Tampoco hasta que se acabe aboliendo el actual sistema financiero internacional y se vuelva a crear de nuevo con unas reglas justas, que sirvan para cubrir las necesidades de las personas y no las de los especuladores. Si decenas de miles de personas nos ponemos de acuerdo en no pagar nuestras deudas y nos damos apoyo los unos a los otros, no nos podrán parar.
¿Qué poder puede tener un registro de morosos si estamos todas en él? ¿Qué fuerza tendrán sus embargos si nos afectan a millones? ¿Con que especularán si sacamos el dinero del banco?

Entre tod@s l@s participantes crearemos una red de apoyo interpersonal para asegurar que a nadie le falte techo ni un plato en la mesa. Más allá de esto, la propia huelga pretende incentivar la puesta en marcha de las alternativas de sociedad. Invertir en proyectos transformadores será una de las alternativas propuestas a las personas que cierren sus cuentas corrientes. Demostrar que se puede vivir mejor sin bancos será uno de los objetivos principales de la campaña.

Para más información (cómo, cuándo…) visitar la web http://www.17-s.info

Advertisements
Post hau Krisia atalean publikatu zen. Gogokoetara gehitzeko lotura iraunkorra.